}catch (ex){}

La importancia de las ciudades inteligentes y conectadas

La incorporación de nuevas tecnologías ayuda a potenciar la participación ciudadana mediante la eficiencia en la gestión de los recursos públicos y económicos, al igual que el incremento en la calidad de vida de los individuos.

En este escenario, en los últimos años, los países han adoptado tecnologías que les permitan tener soluciones más eficientes, seguras y ágiles para sus ciudadanos y sus operaciones, vinculadas con salud pública, educación, medio ambiente, movilidad, seguridad física y digital.

Un estudio realizado por Fundación País Digital deja en evidencia que Santiago de Chile es la ciudad “más inteligente” del país. Sin embargo, para mostrar el compromiso con el desarrollo de la sociedad, distintas entidades han anunciado planes para el desarrollo de ciudades inteligentes en Chile, con foco en Antofagasta, Valparaíso, Chillán, Concepción y Temuco.

Se espera que estas urbes no solo sean pensadas en función a la solución de problemas ambientales, congestión vehicular o administración de los recursos, sino también a las actividades cotidianas de las personas, como acceso a salud y educación y una cercanía entre el gobierno y ciudadano en el quehacer diario.

Operando las ciudades del futuro

La operatividad de una ciudad es el eje central, es dónde todo logra estar conectado y dirigido a resolver las necesidades de cada segmento de la población. No obstante, para mejorar la operatividad de la ciudad se deben cumplir tres factores fundamentales:

1. Colaboración entre organismos del Estado: A través de la integración de flujos de trabajo, datos y servicios compartidos en una sola plataforma.

2. Modernización de la infraestructura crítica: Tomando en cuenta los sistemas de distribución de agua hasta la red eléctrica, garantizar la ciberseguridad, reducir costos y brindar mejores servicios. Asimismo, es necesario considerar el uso de datos y su análisis en tiempo real, para mejorar los sistemas antiguos y lograr la agilidad en la toma de decisiones basados siempre en información.

3. Disponibilidad digital: Creando una base segura necesaria para que la infraestructura digital pueda impulsar cambios operativos y gestionar nuevas consideraciones para la conectividad, ciberseguridad, interoperabilidad y los requisitos cambiantes de los ciudadanos.

Según los expertos, la implementación de estos tres factores permite no solo recopilar e integrar datos de dispositivos IoT y otros sistemas de información, sino que facilita a los gobiernos crear comunidades más seguras, brindar atención médica más accesible, ampliar la educación y la provisión de calidad de servicios básicos.

De ahí la importancia de realizar esta transformación inteligente de manera completa, conectando las necesidades de las personas con las herramientas tecnológicas correctas para gestionar y administrar las soluciones que trabajen hacia los beneficios de la ciudad.

Compartir en

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.