}catch (ex){}

Reino Unido: 1,5 millones de hogares carecen de acceso a Internet

La brecha digital ha sido un tema candente de debate en los últimos años, especialmente en términos de su impacto en la inclusión y el acceso a oportunidades. Desde el comienzo de la pandemia, el problema ha caído aún más bajo el microscopio debido al estado de la tecnología como un sustento para la comunicación y una puerta de entrada para acceder a muchos servicios vitales.

Tras el anuncio de Ofcom, de que 1,5 millones de hogares en el Reino Unido todavía carecen de acceso a Internet, una nueva investigación ha revelado las regiones que albergan a la mayoría de los no usuarios de la red.

Un análisis de Rouge Media que toma en cuenta los últimos datos de la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS) sobre el uso de Internet a abril de 2021 destaca aún más el alcance de la actual brecha digital en el país europeo. El estudio define a los no usuarios de Internet como cualquier adulto (16+) que no ha utilizado Internet en los últimos tres meses o que nunca ha utilizado Internet en absoluto.

A nivel local, Luton, Bedfordshire tiene la mayor cantidad de no usuarios de Internet proporcional a su población, con el número de residentes que nunca han estado en línea o no han usado Internet en los últimos tres meses que aumentó del 6,6%, en 2019, a 22,2% el año pasado. Esto significa que muchos residentes locales quedaron aislados de los servicios críticos de Internet o de las corrientes de comunicación en el apogeo de la pandemia en 2020.

El porcentaje de residentes mayores de 60 años en Luton es más bajo que el promedio nacional, lo que apunta a otros factores sociales o económicos que contribuyen a la falta de uso de Internet, como el aumento de las desigualdades exacerbadas por la crisis del covid-19. La economía de la ciudad ha luchado con la pérdida de ingresos del aeropuerto de Luton durante la pandemia y el jefe de finanzas del consejo estimó un déficit de 70 millones de libras esterlinas en términos reales.

Dumfries y Galloway de Escocia ocupan el segundo lugar, con 20,9% de su población viviendo sin conexión el año pasado, frente al 10,3% en 2019. Powys, en Gales, sigue de cerca la región, con 20,3% de su población viviendo sin Internet en 2020, en comparación con el 14,4 % un año antes.

Teniendo en cuenta los datos de un nivel regional, la brecha digital es más frecuente en Irlanda del Norte, con 11,8% de los residentes que informan que no han estado en línea, ni en los últimos tres meses ni antes.

El noreste de Reino Unido es la segunda región en línea menos activa, con 11% de los residentes que viven fuera de línea al comienzo de la pandemia, solo 0,7% por detrás de Irlanda del Norte. Dicho esto, se cree que una actualización de noviembre de 2020 que introdujo banda ancha ultrarrápida en la región aumentará el uso de Internet entre los residentes.

Gales ocupa el tercer lugar más afectado por la brecha digital, con 9,8% de los residentes que no utilizaron Internet o que no lo hicieron el año pasado, frente al 10,4% en 2019.

El caso de Londres

No es de extrañar que el Gran Londres tenga la menor parte de su población viviendo sin conexión. Un factor importante que contribuye a esto podría ser que los residentes aquí son comparativamente jóvenes, con una edad promedio de 35,6 años, en comparación con 40,3 años en el Reino Unido en general.

Casi la mitad (46,7%) de la población del centro de Londres tiene entre 20 y 40 años, en comparación con el 30,9% en el resto de Inglaterra, y gran parte de este grupo demográfico se clasificaría como “joven profesional”. Sin embargo, todavía hay 347.000 del total de nueve millones de ciudadanos del centro de Londres que viven actualmente sin conexión. Desde 2017, la brecha digital en la capital se ha reducido en 31%.

Nativos digitales

A medida que la proporción de residentes del Reino Unido nacidos antes de Internet disminuye y la primera generación de “nativos digitales” llega a la edad adulta, se espera que la brecha digital del Reino Unido se reduzca aún más a un ritmo acelerado. Pero con varios problemas socioeconómicos pendientes, todavía habrá residentes que no puedan acceder a una conexión a Internet adecuada o que estén completamente desconectados del mundo en línea, especialmente porque la pandemia ha aumentado las desigualdades entre los hogares acomodados y los más pobres.

Según un grupo de expertos de Resolution Foundation, los británicos han sufrido un impacto mayor en los fondos de los hogares en los últimos 12 meses en comparación con sus homólogos europeos debido a la estructura de la economía de la nación y la creciente desigualdad de ingresos. Esto podría aumentar considerablemente el número de familias que pueden pagar el acceso a Internet y los dispositivos electrónicos, obligándolos a priorizar otros bienes y servicios vitales.Fuente: edtechnology.co.uk

Compartir en

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.