}catch (ex){}

Barcelona: proyecto piloto busca impulsar una política de inclusión digital en toda la ciudad

Connectem Barcelona es el nombre de un programa que se desarrollará a partir de septiembre, durante un año, con 400 hogares en el barrio de Trinitat Nova del distrito de Nou Barris, que es una de las zonas de menores ingresos de Barcelona y ha sido muy afectada por el paro durante la pandemia.

El objetivo es generar evidencia sobre qué tipo de políticas e intervenciones públicas funcionan mejor para abordar la brecha digital, ya que “es una forma bastante nueva de desigualdad y no hay mucho conocimiento basado en evidencia al respecto, especialmente en un contexto urbano”.

Para probar el impacto de diferentes enfoques, algunos participantes recibirán solo dispositivos y conectividad a Internet, mientras que otros también recibirán capacitación para mejorar la alfabetización digital.

“Si se le proporciona computadoras portátiles y una conexión a Internet a las familias se está abordando las dimensiones materiales de la brecha digital de una manera eficaz. Pero la cuestión clave para nosotros aquí es si esto es suficiente para cerrar la brecha digital y considerar a esta persona incluida digitalmente, o si se necesita otro apoyo en términos de capacitación y capacidad”, explica Laia Bonet, teniente de alcalde de Barcelona para la Agenda 2030, Transición Digital y Relaciones Internacionales.

El piloto es el resultado de una encuesta realizada en otoño de 2020, que reveló que la brecha de conectividad de Barcelona se ha reducido significativamente desde 2016, pero también destacó los matices dentro de la brecha digital que aún deben abordarse, ya que la edad, los ingresos y la educación afectan el acceso en línea.

Definición de inclusión digital

La encuesta encontró que la gran mayoría de los hogares en Barcelona (92%) tiene acceso fijo a Internet y el 84% tiene banda ancha de fibra. Del 8% que no tiene conexión, poco más de la mitad son personas de 74 años o más.

Las personas con educación universitaria y las personas con empleo tienen más probabilidades de tener una conexión a Internet. A su vez, dos tercios de los que no tienen conexión a Internet dijeron que se debe a que no se conectan o no saben cómo utilizar Internet. Solo el uno por ciento de los encuestados no tiene acceso a Internet debido a la asequibilidad.

Bonet señala que todos estos son temas importantes para abordar, ya que el uso de Internet se está convirtiendo en “casi una obligación, no una elección” en la sociedad. Esto se ha acelerado durante la pandemia a medida que más servicios se han movido en línea.

La encuesta también encontró que durante los encierros, las familias de bajos ingresos tenían más dificultades para trabajar y estudiar de forma remota debido a la falta de acceso a suficientes dispositivos, conectividad adecuada o la capacitación necesaria.

El piloto es financiado por la ciudad, pero incluye socios privados como operadores de telecomunicaciones, proveedores de dispositivos e instituciones educativas.Fuente: cities-today.com

Compartir en

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.