}catch (ex){}

Ataques a equipos domésticos conectados en Chile va al alza

Hace varios años, un extraño despertó a una familia en horas de la madrugada con sus gritos: “¡despierta bebé!”, que salían del monitor inteligente instalado en el cuarto de su pequeño hijo. El dispositivo había sido hackeado y, desde este, la familia estaba siendo espiada. Historias similares se han repetido en bocinas inteligentes, cámaras de video-vigilancia y hasta cafeteras. Se estima que 127 nuevos aparatos se conectan a Internet cada segundo y su amplia disponibilidad no solo atrae la atención de los consumidores, sino también la de los ciber villanos.

En Chile, los honeypots de Kaspersky, software que imita a un dispositivo vulnerable, detectaron, en el primer semestre de este año, 116.532 ataques, en contraste con los 53.672 que se contabilizaron en todo 2020. Esto es equivalente a un incremento de 117% en el número de ataques a equipos domésticos del Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) con respecto a todo el año pasado.

A nivel global, la cifra ascendió a más de 1.500 millones de ataques contra dispositivos IoT. Esto fue más del doble que el año anterior, cuando se registraron 639 millones de ataques.

Más allá del hogar

Estos incidentes no están limitados a la red hogareña. Incidentes similares también han tomado lugar en entornos empresariales, como el hackeo de 150.000 cámaras de seguridad que vigilaban instalaciones de gimnasios, organizaciones gubernamentales y de empresas como Tesla, así como el anécdota de un casino en Estados Unidos que instaló un acuario inteligente para regular la temperatura del agua y, aunque contaba con una VPN para protección, una puerta trasera permitió sustraer 10GB de datos de los clientes: todo accediendo al termómetro de una pecera inteligente.

Según el estudio Iceberg Digital, realizado por Kaspersky para analizar la situación actual que viven en materia de ciberseguridad los internautas de la región, 23% de los encuestados no entiende o no sabe cómo funciona el Internet de las Cosas (IoT). Al respecto, los menos instruidos son los peruanos, con 36% que afirma desconocer de qué trata y cómo opera el IoT. Le siguen los chilenos (25%). Es más, a uno de cada cuatro chilenos no le preocupa o no le interesa que un delincuente hackee sus dispositivos personales.

Consejos

Para ahuyentar a los malintencionados y prevenir que tus dispositivos sean “poseídos”, Kaspersky recomienda:

  • Antes de utilizar el dispositivo, cambie la contraseña predeterminada y asigne una nueva. Use contraseñas largas, complejas y únicas en todos tus dispositivos.
  • Deshabilite la administración remota. Los routers modernos suelen tener una característica que permite que los ajustes se cambien desde Internet, lo que puede ser muy útil en algunas circunstancias, pero también se trata de una inseguridad, así es que, si no la necesita, desactívela.
  • Instale las actualizaciones del firmware regularmente, ya que esto solucionará vulnerabilidades que se detecten mediante parches dentro de las actualizaciones.
  • Los dispositivos IoT, con frecuencia, son objetivo de ataques forzados. Con motores de búsqueda especializados, los cibercriminales seleccionan dispositivos con protocolos disponibles para conexión y fuerzan de manera automática los nombres de usuario y contraseñas comunes. Una búsqueda cuidadosa siempre arrojará un monitor de bebé o una cámara cuyos proveedores configuraron una contraseña descifrable.
  • Utilice una VPN (red virtual privada, por sus siglas en inglés) para cifrar el intercambio de información a través de los dispositivos conectados a Internet. De esta manera, aun si el router ha sido comprometido, tus datos estarán cifrados.
Compartir en

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.